Entrevista a Jesús terrés (Nada importa)

Hace unos días tuve el placer de dar un paseo virtual con Jesús Terrés, periodista y colaborador habitual de publicaciones como Vanity Fair, Jot Down, Condé Nast Traveler y GQ, autor de la Guía Hedonista, y fundador y director creativo de la agencia Lobo. Y menudo paseo. Lo curioso es que, aunque las preguntas no tenían ningún hilo conductor, sorprendentemente tejimos uno. Uno que va sobre lo que realmente importa: el aquí y el ahora.

Para quienes no le conozcáis, tenéis que saber que Jesús Terrés (@nadaimporta) es, además de escritor y lector empedernido, un hedonista a tiempo completo. Un vividor, en el mejor sentido de la palabra, al que le gusta vivir en negrita y dejarse calar. En julio publicó su primer libro «Nada importa» con la editorial Círculo de Tiza, un compendio de relatos cortos que ya va por su cuarta edición. Ya os lo recomendamos en su momento, pero volvemos a hacerlo para aquellos que todavía no hayáis caído en la tentación. Merece la pena.

Pasen y lean.

Autodefinición

Alguien que escribe. Soy un escritor. Es una cosa que me ha costado decir durante años. Y es que aunque llevo escribiendo 20… no lo decía.

¿Qué querías ser de pequeño?

Siempre me ha gustado hacer cosas. Así que… hacedor de cosas jajajaja Recuerdo que creaba los juguetes que no me regalaban. De pequeño también me gustaba mucho pintar, dibujar…

Si la vida fuese un videojuego y tras vivir esta vida pudieses vivir una nueva. ¿Qué repetirías y que no volverías a hacer sin lugar a dudas?

A mí me ha sentado muy bien hacer terapia. Hace 5 o 6 años que empecé y me arrepiento de no haber empezado antes. Tardé demasiados años en dar ese paso.

“La parte emocional para muchos es una puerta cerrada, y yo creo que vives la mitad si no la exploras y te conoces. Hacer terapia te da herramientas para gestionar la vida.”

También me arrepiento de no haber expresado más, tanto a parejas como a otros seres queridos. Porque como decía Ana María Matute:«La vida es ir perdiendo cosas» y esa es la verdad. Por eso creo que hay que decir lo que sientes, en lugar de ahorrártelo.

La gran Isabel Coixet dice que: “Vivir, vivir de una manera auténtica ni es fácil, ni sencillo ni indoloro. Requiere esfuerzo físico e intelectual, requiere sacrificio, requiere tiempo, requiere agallas… ¿Cómo has vivido y vives actualmente la vida?

Me encuentro en un momento muy conectado conmigo mismo y con las personas que quiero. Y disfruto mucho de cada momento que me regalo de tranquilidad. Estoy muy contento y muy bien, pero sobre todo conectado, que es palabra que mejor define mi momento actual.

Estoy aquí, y soy muy consciente de lo que sucede a mi alrededor.

 ¿Cuál es tu combo personal de la buena vida?

Llevo un tiempo digamos «peleado» con el concepto de viaje. Sobre todo, porque durante muchos años lo he usado de huida hacia delante, pero ahora no. De todos modos, y pese a que tengo una relación extraña con una de las cosas que más me gusta hacer, decidí viajar menos, porque necesitaba parar. Y el confinamiento me vino muy bien para ello. Llevaba demasiado tiempo en una rueda de viajes constante, que para mí era excesiva. Y necesitaba estar en casa, tener mis momentos para leer… Sin embargo, y a pesar de este replanteamiento del viaje, no concibo la vida sin viajar. O al menos con las cosas que te regala el viaje.

“En un combo de tres patas sobre la buena vida, sin lugar a dudas estaría viajar. Y también estarían los libros. Los necesito cerca. Hacen que mi vida sea mejor.”

Y por supuesto el arte, la música, el cine, la cultura… Ya lo dice Pedro Cuartango en su «Elogio a la quietud»: «sin la cultura la vida no tiene sentido». Y el vino, porque la gastronomía – la que te pone la piel de gallina, la que te emociona… – para mí estaría muy conectada al viaje. Y todo esto, por supuesto, en la mejor compañía.

Por tu profesión, conoces a mucha gente, pero todos sabemos que, aunque se emplee la palabra “amigo/a” con tanta facilidad, la mayoría no lo son ¿Cómo vives la amistad?

A pesar de que hay temas sagrados sobre los que no puedes opinar, como la amistad, en mi caso, la madurez ha hecho que haya cambiado mi opinión al respecto. Mis amigos hoy en día son súper elegidos y no tienen porqué ser constantes en el tiempo. Y no pasa nada.

Hay una cosa que estoy haciendo desde hace un año, sobre todo por culpa de Alberto, que es un amigo de madurez, que es decirle muchísimo que le quiero. Puede parecer obvio, pero es algo que me gusta, y no entiendo porqué no lo habíamos hecho antes.

A través de tu carta semanal demuestras no tener miedo a abrirte, a mostrar tus emociones a esos 8000 y pico suscriptores, y haces lo propio con tu Consultorio sin miedo, donde además demuestras generosidad compartiendo tips hedonistas a tutti plen. ¿Cómo surgió llevar a cabo ambas iniciativas? ¿cómo te sientes al respecto?

Dudé en mostrar la cifra, porque no me gustan las cifras, pero lo hice por un motivo. Para mí somos una familia, ya que se generan muchas conversaciones alrededor de esas cartas que envío cada semana. Así es como lo siento.

Esta carta/newsletter surgió justo antes de la pandemia. Tengo muchas colaboraciones muy bien elegidas con las que soy súper feliz, y de hecho defiendo a muerte a mis cabeceras. He creado una especie de relación a largo plazo y me gusta que sea una elección mutua y fiel. Pero todas mis colaboraciones eran de crítica gastronómica, de viajes en destinos, hay algún encargo para GQ sobre algún perfil de cultura… Así que pensé: «¿pero dónde escribo yo sobre las cosas que siento?» Soy consciente que al final siempre se cuela algo personal en mis artículos. De hecho, mi editora siempre me lo dice: «siempre escribes el mismo artículo» jajaja Sin embargo, tenía la necesidad de escribir con el folio en blanco y sin tema. Pero siendo honestos, como lo soy siempre con mis lectores y seguidores, en un principio me planteé hacerlo en un medio tradicional de prensa escrita. Mi ego quería ver mi nombre en formato columna en alguna de esas páginas. Pero Laura me invitó a que si quería escribir, que buscase un formato que me gustase y que lo hiciese. Y fue un poco así. Me dije: «¿y por qué no?» No quería esperar a iniciar un proceso de diálogo con una cabecera que se podía alargar, y que seguramente irá bien, así que decidí no esperar y hacerlo por mi cuenta. Y sin muchos preámbulos, le di al botón de «crear newsletter» y así empecé. Tal cual.

“Para mí mejorar es abrirme cada vez más, y reconozco que me corto un montón. Por eso, los escritores que más me gustan son los que se desangran y yo quiero seguir en esa dirección.”

Hablando de miedos… ¿Cuál es tu mayor temor?

A desconectarme.

Es como cuando la música suena bien y no hay ruido… Da igual que pongas Mozart o Shakira, pero se oye bien. Mi mayor miedo es justo lo contrario, que no se oiga bien, que haya mucho ruido, que vayan pasando los días y no ser consciente de lo que me pasa. Lo digo porque he estado ahí y es terrible.

Como buen hedonista, ¿qué lugar ocupa el trabajo en tu vida? ¿tienes alguna ecuación donde placer y trabajo hagan un match perfecto?

Yo creo que los que tenemos trabajos como los nuestros es muy difícil hacer esa ecuación, ese balance… Está todo conectado. Porqué tus hobbies acaban siendo tu trabajo y al revés, pero cada vez más yo soy muy suizo con mis procesos y tengo muy bien trabajado mis parones para descansar. Para mí se trata de saber gestionar ese «abrir puerta y cerrar puerta». A mí me gusta mucho vivir, y si no cierro puertas la vida es peor.

¿Cómo ha sido para ti 2020? ¿qué título le pondrías?

Lo he vivido intensamente. Mi hermana trabaja en el hospital, en primera línea, y estamos muy pendientes y presentes con todo lo que pasa. Pero lo que yo siempre comento es que, durante la primera fase del confinamiento, la más dura, fui sorprendente feliz. Me obligó a reposicionarme completamente y es algo que agradezco mucho. Siempre pongo el ejemplo del café como pequeña anécdota, pero al disponer de más tiempo decidí recrearme en el café de filtro, hasta convertirme en un friki jajajaja Y no sabes cómo lo disfruto.

También he tenido la suerte de pasar el confinamiento con Laura, así que no puedo quejarme.

Otro momento cumbre de este año ha sido la publicación de mi libro, el 1 de julio. Aunque en un principio no iba a publicarse por la situación y tal, y porque considero que el libro está lleno de ligerezas y yo pensaba que no era el mejor momento, mi editora me dijo justo lo contrario, y que «el mejor momento» era ahora. Así que así fue y no puedo estar más contento. Me ha sorprendido mucho la acogida. No me lo esperaba. Pero lo más bonito ha sido el hecho de que cada uno está haciendo suyo el libro. Y es que para mí un libro es del autor un tiempo, y luego (lo digo como lector) cada uno puede apropiarse de él. Y eso hace que se genere un vínculo muy bonito.

“En cuanto al título para 2020, sería: vivir cortito.”

Aconsejas: “Pararse a mirar, estar conectado, estar aquí y ahora” ¿Cómo logras estar en el momento presente? ¿meditas?

Lo intenté un tiempo, pero no funcionó. Pero sé que es un tema circunstancial y que llegará. La terapia me ha ayudado mucho.

¿De quién te gusta recibir consejos?

De la gente que quiero, respeto y admiro y que tengo cerquita, que son muy pocos. Y obviamente también de las personas que admiro, como por ejemplo Kiko Amat… Lo que él dijese sobre escribir, yo lo seguiría.

Personas o personajes de todos los tiempos a los que admiras especialmente…

Por trabajo, este año estoy más cerca de Cruz Roja España, y no es por sonar tópico, pero las personas que han estado luchando por esta nueva Ley de la Eutanasia, las personas que han hecho avances respecto al feminismo, las personas que dedican su tiempo y su vida por hacer de este mundo, un mundo mejor, independientemente de que sea un voluntario de una ONG o un Premio Nobel, tienen mi máxima admiración.

¿Qué opinas de las redes sociales? ¿te apasionan o son un mal necesario?

A ver, la verdad es que me parece un poco cansino el tema de la condena ante lo nuevo y tanto pataleo de los tristes en torno las redes sociales… ¡desde las redes sociales! Yo intuyo que es exactamente el mismo impulso del «ya no se hace cine como el de antes» y no las veo para nada un mal necesario sino todo lo contrario: una ventana maravillosa al mundo. Tú eliges si estar o no (nadie te obliga) y tú eliges a quien seguir y a quién no; pienso un poco en esto como John Cage: «no entiendo por qué la gente se asusta de las nuevas ideas, a mi me asustan las viejas».

¿De veras crees que estamos perdiendo la alegría, la furia y el deseo? ¿algún consejo para redimirnos?

Si estás con 4 cosas en la cabeza… la alegría, la furia y el deseo, que están en la piel y en el aquí, resultan incompatibles con el estar allí. Con tantas cosas en la cabeza no te enteras de lo que está pasando ahora, en el presente.

¿Cuántas ediciones lleva ya tu libro? ¿te ha sorprendido el éxito tan inmediato que está teniendo? ¿tienes previsto escribir otro?

¡Ya lleva 4 ediciones! Estoy muy agradecido.

Yo escribo todos los días, así que seguramente sí que publique de nuevo, porque me lo estoy pasando muy bien y está siendo una travesía que estoy disfrutando muchísimo.

Si te digo Laura… ¿qué respondes?

Como lo he resumido todo en Laura pues es muy difícil jajajaja Está todo dicho con Laura. Hoy estamos hablando mucho sobre «estar aquí» y ella es la respuesta a esa pregunta. Laura está aquí, ahora, siempre.

¿Qué es lo que realmente importa?

Es cursi, pero el amor. Y digo el amor, porque va más allá de lo obvio, es decir, del amor que siento por Laura. Y es que una de las personas que más admiro, que es mi amigo Javier Cañada y que dirige el Instituto Tramontana, siempre me ha enseñado a amar el trabajo, a hacerlo bien, y a hacerlo con respeto… Porque amor también es eso.

Como buen Bartleby… ¿qué es aquello que preferirías no hacer?

Preferiría no levantarme por las mañanas jajajaja Se está muy bien en la cama.

¿Qué libros, pelis o series y canciones nos recomiendas?

Libros: «Chap Chap» de Kiko Amat y «Poesía completa» de Idea Vilariño.

Películas: «Retrato de una mujer en llamas» de Céline Sciamma y «Big Fish» de Tim Burton.

Videojuego: «Zelda: Breath of the Wild».

Serie: episodio especial de Euphoria: «Trouble don’t last forever».

Música: Luis Moneo, «Mi cante, mi palabra»Amos Lee, «Live at Red Rocks».

Tres destinos en los que perderte…

Menorca, que es una isla fascinante, Highland (Escocia), que es increíble y a donde vamos desde hace ya unos tres años, y Madrid, que es una ciudad que se gusta mucho a sí misma y que es muy poliédrica.

¿Qué incluiría una comida o cena perfecta?

Producto maravilloso y muy buenos vinos que sean emocionantes, sin tener que ser muy caros, un escenario especial, el servicio de la sala y, por supuesto, la compañía.

Un sueño

Seguir así. Continuar un día más.

Un deseo

Obviamente, que todos estemos bien. Y aprender también de todo esto.

(*) Foto en blanco y negro de Laura Crespo, foto del libro «Nada importa» by Carme Batet y foto con Laura de María Álava.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario