Entrevista a Harsa Pati aka Arantxa Recio

La artista plástica zaragozana Arantxa Recio aka Harsa Pati es toda una caja de sorpresas. Ilustradora, pintora y diseñadora gráfica, diversifica su trabajo entre festivales de arte, exposiciones y colaboraciones con agencias de publicidad, marcas, editoriales y proyectos artísticos independientes. Arantxa se atreve con todo y lo mejor es que todo se le da bien. Desde muy pequeña sintió “la llamada” del arte gracias a su hermana mayor, quien sembró en ella la semilla de la curiosidad y de las ganas de crear como todos aquellos artistas que contemplaba y admiraba. Y a partir de ahí, el resto ya es historia… Arantxa Recio es genio y figura y para muestra esta entrevista y su arte, claro.

Autodefinición

Soy una persona bastante abierta a la que le gusta pasear con su perro, viajar, conocer gente y dibujar mucho.
Ir al cine, leer, escuchar música…a veces soy un poco crítica, sobre todo conmigo misma, pero intento no juzgar demasiado.

¿Qué querías ser de pequeña?

Yo quería ser bailarina, pintora o veterinaria, me encantan los animales. Estuve un tiempo dedicándome a la danza, bailé flamenco durante 3 años y también competí en Gimnasia Rítmica durante muchos años.
Lo de bailar no se me daba nada mal, de pequeña me pasaba el día dando brincos como los de la serie «Fama» jajaja

¿Cómo y cuándo te convertiste en Harsa Pati? ¿Cuál es el origen de este nombre?

Ha llovido mucho desde entonces, viene de la época del Myspace y del Fotolog…Casi todo el mundo utilizaba un nickname y yo opté por llamarme Harsa, expresión muy del Sur.
Empecé de manera inconsciente, mostrando los dibujos que hacía, hasta el día de hoy es el nombre por el que la gente me conoce, en ocasiones firmo como Arantxa Recio también.

Dibujas personajes que imaginas, fruto de tus propias sensaciones y pensamientos o de situaciones vividas, ¿qué puedes contarnos al respecto?

La figura humana me resulta muy sugerente y me sirve para contar historias, además disfruto mucho deformando los cuerpos y experimentando con ellos, haciendo híbridos, seres con cuerpo de humano y cabeza de animal, etc…
Trato de hacer algo que me resulte sorprendente, extraño o interesante de algún modo. También a veces que tenga un punto divertido.
Utilizo una simbología bastante recurrente, en mis cuadernos de dibujo guardo una especie de base de datos con un montón de personajes, formas e ideas, y depende del trabajo dibujo unos u otros.
Con el color me ocurre lo mismo, hago colecciones con paletas de color que me transmiten sensaciones de frío o de calor… Siempre pienso que es igual de importante la idea que quiero transmitir como la forma en la que voy a hacerlo…

¿Cómo has vivido tu viaje del papel a la pared?

Cada artista evoluciona a su tiempo y a su manera. Uno puede venir de realizar piezas en el espacio urbano y empezar a cambiar su forma de pintar para terminar exponiendo en museos, y viceversa.
Yo comencé pintando murales hace más de 10 años y lo he ido compaginando todo este tiempo con mi trabajo de ilustradora. Los muros tienen un lenguaje propio y eso a nivel plástico te condiciona bastante e influye en el resultado final de la obra.
Es un continuo aprendizaje ver como todo cambia cuando lo plasmas sobre una pared o un edificio.

¿Con qué disciplina artística te sientes más cómoda?

Depende del proyecto artístico que tenga que realizar, creo que la versatilidad te ayuda a redirigir tu proceso de trabajo.
Me siento igual de cómoda trabajando con mi tableta gráfica o subida a un andamio, pero al cambiar de medio siempre llego a conclusiones que quizá nunca me habría planteado. La experimentación para mí es importante.
Además, este trabajo a veces es un poco «esclavo» y puedes llegar a pasar muchas horas frente a la pantalla del ordenador… Yo necesito también el contacto con otros lugares, por eso en mi caso lo digital y lo analógico van de la mano.

Durante todo este tiempo te han sucedido miles de anécdotas, pero… ¿cuál te viene ahora mismo a la mente?

Tengo anécdotas de todo tipo, pero hay una que no se me olvida. A menudo recibo mails de personas que me preguntan cosas sobre la profesión, y de alumnos y alumnas que están estudiando en escuelas de arte.
Un día recibí un mail de unas alumnas de la escuela de artes de Zaragoza que habían realizado un proyecto expositivo en 3D sobre mi trabajo, algo así como una exposición retrospectiva. Me sorprendió ver lo bien que les había quedado, y lo mucho que se lo habían currado, ¡fue alucinante! Yo misma estudié en esa escuela y seguro que no hubiera sabido hacerlo ni la mitad de bien jajaja En serio, me dejaron verdaderamente sorprendida.

¿Sigues un proceso creativo concreto o dependiendo del proyecto va cambiando?

Sí, eso de que te venga la inspiración por obra y gracia divina a mí no me ocurre. Yo tengo que trabajar y meterme muchísimo en el proyecto, tanto es así, que con el tiempo me he dado cuenta de que tiendo a aislarme para pensar muy bien que es lo que quiero hacer y como expresarlo correctamente.
Siempre hay un proceso de investigación previo en el que puedo estar inmersa días… Al final es una rutina que me acompaña hasta cuando estoy fuera del estudio.

¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Está bien beber de otras fuentes y lugares para que las ilustraciones tengan un trasfondo. Yo busco inspiración en las cosas cotidianas de la vida y en todo lo que me rodea.
Me gusta estar en continua búsqueda de estímulos, porque si no el trabajo puede volverse muy mecánico, y yo necesito esa sensación de estar descubriendo algo.

¿Cuáles son tus señas de identidad?

Mi obra está vinculada a la ilustración contemporánea, aunque también tengo influencias de la cultura popular, la ilustración de los años 50 y 60…
Me gusta mezclar la fantasía, el humor, lo real con lo irreal… Creo que el color también es muy importante en mi trabajo, siempre utilizo colores vivos, porque tienen un componente emocional muy evocador…

Has trabajado para marcas muy potentes y de todo tipo. ¿Cuál es la experiencia de la que guardas mejor recuerdo?

He hecho cosas en campos muy diferentes, pero guardo muy buena experiencia de una colaboración que hice para Ron Barceló.
Me pidieron realizar una edición especial de su botella para conmemorar las Fiestas del Pilar. Hicimos también el packaging, y creo que hicimos muy buen trabajo.
Me enviaron como unas 5 cajas y no paré de regalar botellas a mis amigos y familiares, fue muy guay.

¿Con quién te gustaría trabajar?

Me encantaría trabajar con grupos de música creando ilustraciones para sus álbumes. Siempre me han llamado mucho la atención las portadas de los discos, aunque pienso que mi trabajo es adecuado para cualquier sector, desde la editorial de una revista, a la portada de un cuento infantil, o el sector de la publicidad.
Normalmente cada cosa que me proponen me gusta mucho y procuro estar abierta a todo, no me va poner límites.

¿En qué estás trabajando en estos momentos y qué proyectos tienes en mente?

Este verano estoy inmersa en varios proyectos a la vez, por suerte voy enlazando un trabajo con otro.
Ahora mismo tengo pendiente la realización de 3 murales para diferentes entidades, un proyecto de ilustración que he hecho para una conocida marca y otro trabajo de ilustración que verá la luz en octubre.

Por cierto, tu colección de botijos me parece una maravilla. ¿Tienes pensado hacer más o incluso utilizar otro tipo de productos tan clásicos españoles para dejar tu impronta?

¡¡Muchas gracias!! Son piezas que saco muy de vez en cuando, y lo hago de forma puntual porque voy siempre súper liada.
Me interesa dotar de un nuevo valor a la cultura popular y que los objetos hablen y salgan de esa cotidianidad en donde estamos acostumbrados a verlos.
La ilustración en mi caso se va fusionando con otras disciplinas y voy tendiendo a esto. Es como una creación multidisciplinar. Quizá utilice más objetos como lienzo más adelante, ¡nunca se sabe!

Personajes de todos los tiempos a los que admiras

Bufff… son muchos y variados, voy cambiando con el el tiempo. Siento admiración por algunos artistas españoles de los 80, quizá porque en esa época era todo mucho más de verdad y no tan de postureo como ahora…
Admiro a personas muy diversas, Niki de Saint Phalle, Jimmy Page, Leonora Carrington, David Bowie, Vivienne Westwood, Bob Dylan, Laurie Anderson, Aldo Manucio…

¿Qué es lo que te hace feliz?

Me hace feliz el chocolate, mi perro Paco, las casualidades, nadar en una piscina vacía, reírme, ir a un concierto, pasar tiempo con mi familia y mis amigos, tomar café, salir de viaje, la hora del vermú…etc.

Lugar favorito donde perderte

Según como me encuentre, pero en estos momentos creo que me gustaría ver las auroras boreales del Círculo Polar Ártico…

 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario