Entrevista a Freddy Mamani con motivo de su colaboración con Neo Futuro (Demsky)

Admiramos a Freddy Mamani desde hace años. El arquitecto boliviano es el creador del proyecto Cholet, que son unas viviendas fascinantes que empezó a construir en El Alto (Bolivia) y que destacan por su estética multicolor Neo-andina, y por estar inspiradas en la arquitectura precolombina y los textiles del altiplano.

Asimismo, recientemente ha iniciado un proyecto muy interesante en colaboración con el estudio Neo Fvtvro del artista Demsky. Se trata de una reinterpretación artística de las puertas metálicas Neo-andinas y las fachadas clásicas típicas del arquitecto. La colección incluye piezas de edición limita como «El Gallo de Oro», la primera obra de la serie Cholet, y «San Antonio», la segunda pieza de la misma serie.

Hace unos días le entrevistamos para conocer en profundidad más detalles sobre él y sus proyectos, y esto fue lo que nos contó. Pasen y lean.

¿Qué querías ser de mayor cuando eras pequeño?

De niño me gustaba jugar construyendo puentes y casitas. Después soñé ser ingeniero, pero no tenía en claro en qué rubro o especialidad.

¿De dónde procede tu creatividad y tus habilidades artísticas? ¿Viene de familia? ¿Qué opinan ellos sobre tu trabajo?

Creo que mi creatividad procede de las vivencias que tuve de niño. Me inspira la naturaleza, los elementos orgánicos de mi región y los trazos geométricos de la arquitectura de Tiwanaku.

“A mi familia le gusta lo que hago y se sienten representados por mi trabajo. Yo aprecio mucho sus enseñanzas, como por ejemplo valorar mis raíces y mi pasado.”

Han pasado más de 15 años desde que los cholets irrumpieron en El Alto. ¿Cómo surgió este proyecto y cuál es su principal propósito? ¿Cómo fueron los inicios? ¿Puedes compartir con nosotros alguna anécdota?

Cuando llegué a la ciudad de El Alto, las casitas eran de ladrillos de barro y luego se comenzó a construir con ladrillos. Por aquel entonces la ciudad tenía una tonalidad ocre.

“Mi propuesta surgió por la falta de identidad arquitectónica en El Alto, por la demanda de los clientes de sentirse representados por su identidad a través de sus casas en estilo Neo-andino o Neo-tiwanakota, y así fomentar el turismo.”

No olvidemos que los Cholets son viviendas funcionales que vienen acompañados de un modelo de negocios.

La verdad es que los inicios fueron un poco duro con respecto a la funcionalidad del usuario aymara, que es un usuario muy particular que vive en una ciudad particular.

Con respecto a las anécdotas… las más frecuentes se dan en la ejecución de las fachadas con trazos Tiahuanacotas y cuando se aplican los colores encendidos.

¿Qué significa el término «cholet»?

Cholet proviene de dos términos: la palabra Chola, que es la mujer de pollera que es un estilo mezclado de ropa tradicional española y francesa de la época Victoriana que fue adoptada por los Cholos en Bolivia (los cholos somos todos los mestizos e indígenas); y el segundo término es Chalet, la vivienda familiar occidental.

“El término Cholet fue esparcido y adoptado por la población de manera lenta, ya que el término Cholo es utilizado como peyorativo y había reticencias.”

¿Cuándo construiste el primero? ¿Y cuántos has construido hasta el momento? ¿Hay alguno al que le tengas especial cariño?

El primer Cholet fue construido el año 2003.  Hasta el momento en El Alto construí más de 60 edificios. Considero que todos son mis hijos (wuawuas), ya que a todos les guardo un cariño especial.

¿Qué ha cambiado desde el nacimiento de la arquitectura andina? y ¿cuál crees que es su futuro?

Ha cambiado mucho el uso de materiales. Ahora contamos con materiales de construcción modernos e importamos muchos de ellos. Yo creo que el futuro de la arquitectura Neo-andina dependerá del cambio de los habitantes de la ciudad, porque esta arquitectura es dinámica, tiene muy pocos años de vida, y otras generaciones de arquitectos se encargarán de evolucionar y perfeccionarla.

Consideramos que tu arquitectura es una visión personal de tu propia cultura, así como una reivindicación de lo antiguo y lo autóctono a través de estas fascinantes construcciones fantásticas y coloristas. ¿Cómo te gusta a ti definir el tipo de arquitectura que llevas a cabo?

Me gustaría definirlo como una arquitectura Neo Tiwanakota.

¿Cuáles son tus principales referencias artísticas y fuentes de inspiración?

Mi principal fuente de inspiración son los elementos orgánicos de mi región, la naturaleza que me rodea y la arquitectura milenaria, precolombina como es Tiwanaku y Pumapunku, y también los textiles del altiplano.

¿Tus Cholets solo están presentes en Bolivia o tienes pensado construirlos en otros países como Estados Unidos, Chile, Argentina, Brasil o México, por poner algunos ejemplos?

Empecé a construir en Bolivia, pero rápidamente el estilo trascendió fronteras como Perú o Brasil. También construimos un espacio de exposición en París para la Fundación Cartier.  Pienso que en un futuro no muy lejano construiremos en más países.

Nos apasionó el documental sobre tu arte, dirigido por Isaac Niemand. ¿Qué opinión te merece y qué impacto tuvo en ti y en tu carrera?

La película «Cholet» de Isaac fue una gran experiencia. Estrenamos ese trabajo en Róterdam, Holanda. Permitió que mucha gente me conozca, además fue muy relevante en lo personal frente a mis colegas.

¿En qué consiste el proyecto Cholet en colaboración con el estudio Neo Fvtvro del artista Demsky a través del cuál estáis llevando a cabo puertas y fachadas metálicas neo-andinas? ¿Cómo os conocísteis?

Me crucé con el estudio Neo Fvtvro del artista Demsky en internet y me llamó la atención la exploración conceptual y de materiales que hacía en sus piezas. Nacho, un desarrollador que trabaja conmigo casualmente estaba haciendo proyectos con Demsky y con el tiempo surgió de manera espontánea la idea de hacer algo juntos.

“Considero que es un gran honor para mí poder trabajar con el gran maestro Demsky y ser el primero en colaborar con el nuevo espacio que hizo en Neo Fvtvro.”

El proyecto trata de las fachadas y puertas clásicas que diseñé en la ciudad de El Alto para llevarlas a un formato de galería. Lo cierto es que el conocimiento en producción que tiene Demsky nos ayudó para iniciar un camino nuevo que tenía muchas ganas de explorar.

¿Qué puedes contarnos de «El Gallo de Oro»?

El Gallo de Oro es un salón de eventos que está inspirado en las aves, y que tiene un salón de fiestas muy colorido y está en un lugar muy particular de la ciudad en el barrio de Villa Mercedes en El Alto.

Le tengo mucho cariño a este edificio porque es la portada de una colaboración que hicimos con Cartier en París y se pudo ver en todo el mundo. Sin embargo, la pieza que hicimos en Neo Fvtvro es una obra de color verde (color de la esperanza) con adaptaciones muy interesantes y otros contrastes que permiten comunicar toda la esencia de la fachada original que tiene el color del Acapacha (de esta tierra, de este mundo).

¿Cómo podemos adquirir estas obras de arte?

Estas piezas pueden ser adquiridas en nuestra página web freddymamani.com, donde estamos comenzando a mostrar nuestro trabajo de interiores y exteriores.

¿En qué estás trabajando en estos momentos? y ¿en qué tipo de obras públicas te gustaría trabajar?

Actualmente sigo con el impulso que nos dió el proyecto con Demsky y Neo Fvtvro y estoy diseñando más piezas para interiores. En arquitectura estoy trabajando en un nuevo proyecto que consiste en el diseño de un barco que está encima de un edificio. Creo que este tipo de proyectos marcarán una nueva etapa en mi trabajo.

Me gustaría construir puentes, edificios y coliseos…

“Me gustaría que las obras de galería me permitan construir escuelitas y  ayudar a los barrios menos favorecidos de la ciudad.”

Como aseguramos en un inicio, tu arquitectura tiene un marcado carácter social, y además presta servicio y da visibilidad a una cultura. ¿Cuál crees que va a ser el futuro de los Cholets?

Yo creo que este estilo de arquitectura mientras esté acorde a la identidad, a la funcionalidad y esté al lado de sus usuarios va seguir creciendo como una fuerte y nueva tendencia arquitectónica.

Un sueño…

Me gustaría mucho ver adaptaciones de este estilo en otros soportes y en otros lugares. No tengo un sueño final.

(*) Fotografías: Florencia Blanco.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario