El arte efímero en la arena de Nico Laan

El artista holandés Nico Laan es famoso por crear enormes dibujos de arena a lo largo de la costa de los Países Bajos.

Las formas de sus efímeras esculturas/pinturas parecen ser anárquicas y no tener una intención concreta, pero cuando Nico las fotografía con su dron desde cierto ángulo, se puede ver claramente lo que él pretendía que viésemos. Este efecto se llama anamorfosis, y se produce cuando un dibujo al principio aparece distorsionado, y luego se vuelve visible, solamente cuando se ve desde un punto de vista particular.

Como podréis comprobar por las fotografías, el arte de Laan se trata de una comunión perfecta con la naturaleza. Un proceso que nace en ella y que en ella se sumerge hasta desaparecer. Poesía y landart en estado puro.

Esta idea surgió después de unas cuentas excursiones a la playa con sus alumnos, en las que el maestro Nico Laan solía volar una cometa con una cámara adjunta, para capturar sus obras en la arena a vista de pájaro. Y fue un trabajo de uno de ellos, el que le hizo reflexionar sobre la perspectiva. De ahí que un buen día decidiese iniciar un proceso de creación de obras en la arena, que solo pareciesen completas vistas desde un ángulo específico, al ser fotografiadas desde el aire.

Para llevarlas a cabo dedica entre cuatro horas y tres días de trabajo, aunque su trabajo empieza en casa frente al ordenador. Es ahí donde crea cada pieza y determina meticulosamente desde el ancho de cada línea y la distancia entre cada forma. Un proceso clave para conseguir el efecto que busca. Una de sus obras más llamativas es Sandmen, que tenía 60 metros de largo e incluso diferentes colores, debido al proceso de rastrillado de la arena en diferentes direcciones.

Asimismo, aunque su arte nació teniendo en cuenta su carácter fugaz, uno de sus retos siempre fue poder retar los inevitables efectos de la naturaleza y perdurar a pesar de ellos. Por este motivo, diseño unos conos de arena perfectamente alineados, y que adquirían una belleza sublime cuando los rayos del sol se posaban sobre ellos; o una colección de cráteres, que cuando la marea bajaba permanecían llenos de agua y en ellos se reflejaba el cielo azul… ¡Verdaderas maravillas!

«Sé que la mayoría de mis obras solo permanecerán unas pocas horas o semanas. Y ahí es donde reside su encanto. Cada una tiene una vida útil corta, visible solo por un momento, antes de desvanecerse y parecer que nunca estuvo allí.»

Anamorfosen from Maarten Alexander on Vimeo.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario