Bienvenir, el nuevo hotel boutique de la Gran Vía madrileña donde te sentirás mejor que en casa

Un buen ejemplo de la recuperación después de esta pandemia es la apertura de nuevos hoteles. Y el novísimo proyecto del estudio Wanna, quienes se han encargado del branding e interiorismo de Bienvenir lo demuestra a base de bien.

Dirección: C/ Gran Vía, 56 (Madrid)

El Bienvenir es un hotel de cuatro estrellas, situado en una antigua casa de alquiler de 1929 en la Gran Vía de Madrid, que:

“Promueve una nueva filosofía de viaje: recibir a los recién llegados con los brazos abiertos, e inspirarles a poner en práctica el arte de llegar bien, con calma y consciencia plena.”

El edificio de los años 30 en el que está ubicado este precioso hotel es obra de los arquitectos Vicente García Cabrera y Jesús Carrasco Muñoz.

Y tanto el naming como el interiorismo ha corrido a cargo de Wanna, quienes han querido mantener esa mirada nostálgica de antaño que forma parte de la esencia e historia del edificio, pero dotándola de modernidad. Para ello han apostado por un estilo art decó minimalista, con el que han conseguido la simbiosis perfecta entre pasado y presente.

Como podéis comprobar por las imágenes, en los interiores predominan las geometrías puras y el color block. Y debido a que este genuino edificio cuenta con elementos protegidos por la normativa urbanística municipal, han mantenido materiales originales como los mármoles o los suelos en espiga; pero a su vez han aportado materiales contemporáneos, como los cerámicos de Porcelanosa o los azulejos de colores vibrantes de Complementto.

Otro de los aspectos interesantes de este proyecto, que desde su construcción fue concebido como un lugar para recibir personas, es la sala de estar, situada en la primera planta.

Además de contar con unas vistas excepcionales a la Gran Vía, el equipo de Wanna ha logrado convertirla en un espacio multifuncional y flexible en 3 alturas, gracias a unas estructuras semicirculares, tipo palco, que potencian la intimidad y permiten «ver sin ser visto».

Asimismo, para crear diferentes atmósferas, el estudio ha conjugado mobiliario bajo y alto (de marcas como Ondarreta, Sancal y RS Barcelona) con otro de formas geométricas que da continuidad a la señalética funcional. El resultado es una sala de mezclas interesantes, perfecta para desayunar, trabajar o desconectar.

El hotel cuenta con 45 habitaciones: 5 suites con terraza y vistas espectaculares a la Gran Vía; 4 con balcón en chaflán y 36 habitaciones estándar. Las habitaciones son muy confortables y alegres, y los baños tienen un estilo depurado y un toque de azul que energiza el conjunto. Y el universo visual del hotel se completa con un storytelling gráfico a partir de mensajes inspiracionales muy apropiados para el viajero, que destacan más si cabe gracias a la paleta cromática elegida.

Sin más, lo que queda claro es que Bienvenir no es un hotel sin más, sino un espacio inspirador para quienes buscan sentir la idiosincrasia de Madrid en un lugar auténtico y con historia, mientras descubren la ciudad o trabajan en ella. Porque lo que está claro es que Bienvenir te arropa y te hace sentir mejor que en casa.

(*) Fotos proporcionadas por Wanna.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario