Belushi, el documental definitivo de un genio de la comedia y más allá…

Hace unas semanas vimos el documental dirigido por R.J. Cutler sobre la vida y la muerte del cómico estadounidense John Belushi, y la verdad es que nos encantó.

Está disponible en Movistar+ y muestra el lado más humano de este genio de la comedia, que fue un icono del mítico programa televisivo«Saturday Night Live», el 50% de los Blues Brothers junto a su inseparable amigo Dan Aykroyd y la estrella inconfundible de «Desmadre a la americana», que se convirtió en la comedia más taquillera de todos los tiempos.

John Belushi nació en una modesta familia de inmigrantes albaneses, y desde muy pronto tuvo claro que no solo no iba a hacerse cargo del restaurante de su padre para ganarse la vida sino que lo suyo era la comedia. Tenía un talento natural para hacer reír y un ingenio precoz que fue puliendo hasta convertirse en uno de los mejores comediantes de EE.UU. Por si esto fuera poco, Belushi también tenía un imán para atraer a la gente y convertirse en el centro de atención gracias a su gran carisma, así como otras habilidades como su don para jugar al fútbol, cantar tocar la batería e imitar a mil y un personajes. Todo eso queda patente a través de las imágenes de archivo y de los fragmentos sonoros de sus familiares, compañeros y amigos como Dan Aykroyd, Carrie Fisher y Harold Ramis, y de las cartas de su viuda y la mujer de su vida, Judith Belushi-Pisano, que además de contextualizar su vida, emocionan y ayudan a entender cómo se hizo este artista.

Todo empieza en Saturday Night Live…

El aterrizaje de Belushi en SNL fue bueno, pero no como él mismo esperaba, ya que sintió como Chevy Chase le eclipsaba y él quedaba relegado a un papel de abeja, donde no podía demostrar su calidad como cómico. Ese hecho le frustró mucho e hizo sacar su temperamento rebelde y enfrentarse a Lorne Michaels, creador del programa. Aún así, cuando Chevy Chase dejó el programa él se hizo con el protagonismo y demostró que era el «King», regalándonos momentos hilarantes y divertidísimos.

“Uno de los más adorables y trágicos personajes que he conocido. Podía ser totalmente amable, pensativo y generoso, pero también caótico y torturado.” Tom Schiller

Genio y figura

El documental también sirve de recordatorio de su arte y nos permite ver de nuevo sketches e imitaciones delirantes como las que hizo de Joe Cocker, o las del samurái o las del vendedor de cheeseburger, inspirado en su propio padre. Belushi era único en su especie.

Efectos y secuencias de animación

Otro de los aspectos que más nos ha gustado del documental es cómo se muestran los testimonios a través de los efectos de Stefan Nadelman y las evocadoras secuencias de animación de Robert Valli, que ayudan a comprender como fue Belushi de niño, su difícil relación con sus padres, sus expectativas vitales y su relación consigo mismo, junto a la voz de Bill Hader interpretando a Belushi en algunos momentos.

“Formaba parte del show de TV más popular, de la película cómica más exitosa jamás realizada y estaba en el escenario con una impresionante banda de músicos. Mi primer pensamiento fue lo genial que era eso para él. Mi segundo pensamiento fue que no sobreviviría a esto.” Harold Ramis

Amigos para siempre…

Aykroyd fue su «Sancho Panza» y se mantuvo como el amigo más fiel de Belushi, hasta su trágico desenlace. Sin embargo, Aykroyd se echó en cara no estar con su amigo cuando sucedió la tragedia, ya que en aquel momento se encontraba trabajando en el guión de «Cazafantasma», donde además de contar con él y sentía que esta película devolvería a Belushi al éxito, que al menos en Hollywood había perdido.

Las drogas: su tumba

Belushi era adicto a la cocaína, la heroína y el alcohol desde prácticamente sus inicios en SNL, y se veía incapaz de lidiar con las drogas. Su esposa y sus allegados trataron de sacarlo de esa espiral autodestructiva en diferentes ocasiones, pero no fue posible y en marzo de 1982, con tan solo 33 años, falleció a causa de una sobredosis de Speedball en su suite del Chateau Marmont, tras haber estado de marcha con Robert de Niro y Robin Williams.

“No me gusto a mi mismo y no confío en las que personas a las que les agrado.” John Belushi

Las conmovedoras cartas que envió a Judith Belushi-Pisano dejan patente ese vacío que sentía y ese dolor a causa de las drogas, así como su impotencia contra esta maldita adicción.

Como podréis descubrir cuando veáis el documental o leáis su biografía – «Belushi: una biografía» (2005) escrita por Judith Belushi-Pisano – Belushi lo hizo todo, y muy deprisa. Incluso morir.

Muy recomendable.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario