Bar Luce by Wes Anderson

Sitio: Bar Luce - Fondazione Prada
Dirección: Largo Isarco, 2 (Milán)
Horario: Abierto de 9 a 22 h. de lunes a domingo.

Mi admiración por Wes Anderson es una realidad. Me encanta todo lo que hace. Por ello, cuando descubrí el bar que ha creado para la Fondazione Prada… supe inmediatamente que sería mi nueva meca.

Este nuevo complejo está situado en una antigua destilería de 1910, y ha sido proyectado por Rem Koolhaas. Este precioso espacio cuenta con contenidos de lujo como galerías de arte, áreas recreativas y juegos de niños además de esta maravilla de bar, que podría tratarse perfectamente del set de filmación de alguna de sus películas. El Bar Luce destaca por su ambiente chevalieriano compuesto por una amalgama de decoración vintage, art deco y mobiliario y atmósfera 50’s.

El diseño del mismo incluye desde máquinas de juegos (una dedicada al oceanógrafo Steve Zissou, de la peli «Life Aquatic» y la otra basada en su cortometraje «Castello Cavalcanti» – su anterior trabajo para Prada y su particular homenaje a Federico Fellini), una jukebox con los temas de doscientos cantantes italianos, algunos cuadros que sirvieron como props en la película The Grand Hotel Budapest, viejos relojes de pared, y para rematar, se ha reproducido la arquitectura de la galería Vittorio Emanuele, símbolo de Milán, en la decoración del techo y las paredes.

La verdad es que el director de cine tejano, quien se ha inspirado en las viejas cafeterías milanesas y en dos obras maestras del neorrealismo italiano: «Rocco y sus hermanos» (1960), de Luchino Visconti, y «Milagro en Milán» (1951), de Vittorio de Sica, ha confesado que ha concebido este bar como recreación de un espacio acogedor, donde sentarse para conversar, leer, comer y beber. De ahí que a lo largo del día se ofrezca una oferta amplia de servicio de cafetería, que incluye desayuno, aperitivo y almuerzo rápido o cena.

Sin más, Bar Luce como podréis comprobar por las fotografías, es un lugar con estilo que no tiene parangón, y que sin ninguna duda podría convertirse en el próximo set de rodaje de Anderson o como el mismo ha asegurado «un bellísimo lugar para escribir un nuevo filme, ya que he tratado de diseñar un bar donde me gustaría que transcurrieran mis tardes».

(*) Foto by Attilio Maranzano. Cortesía de Fondazione Prada.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario