All, moda made in Barcelona para celebrar la inconformidad y la infinidad de la expresión de género

Por suerte, estamos en un momento en el que se están empezando a caer muchas creencias absurdas relacionadas con cómo deberíamos ser, sentir y aparentar. Y marcas como All han nacido para seguir contribuyendo a ello, para ampliar miras, para, de verdad, luchar contra estereotipos y prejuicios reduccionistas con los que ya no nos identificamos.

Por ello, tienen muy claro que su objetivo es abrazar la inclusividad y la igualdad. De ahí que reivindiquen una sociedad libre, sin clasificaciones, donde importen las personas, algo que está presente y patente en sus colecciones, en especial en su colección de Skinwear.

Sus fundadoras son Maria Cabré, que a su vez es la directora creativa del proyecto, y Mireia Palomeque, que lleva a cabo las funciones de product manager. Ambas se dieron cuenta que si emprendían era para abordar un proyecto que contribuyese socialmente  a normalizar la libre expresión de género, principalmente por el hecho de que todo está clasificado según el género binario, y esta imposición en clasificarnos, genera infinitas problemáticas.

Su naming, All, que remite claramente a un concepto positivo e inclusivo, además de agénero, generó debate entre amigos y familiares, pero cuando María creó la identidad con el mismo, tuvieron claro que era el nombre perfecto.

“Nuestra colección de Skinwear desafía las normas de género y adapta sus patrones para ajustarse a los distintos sexos.”

Todas sus prendas se confeccionan en Barcelona y sus tejidos también proceden de la ciudad y alrededores. Tal y como nos cuentan, All pretende tener una colección 100% diseñada y hecha de manera ética en fábricas locales para apoyar así a la industria textil del país. Por este mismo motivo, las producciones están diseñadas en pequeñas cápsulas para no crear un excedente que el mercado no pueda absorber.

Su principal fuente de inspiración es 100% su comunidad, ya que la creación de All ha supuesto, a su vez, la creación de una red de personas, que han apoyado el proyecto y con las que han validado la mayoría de las decisiones que han tomado. Por esta razón, trabajan con modelos que representan todo tipo de cuerpos y género, ya que quieren contribuir al cambio desde la raíz, y esto pasa por dar visibilidad a todas las expresiones de género y desestereotiparlas.

En cuanto al abanico de tallas, consideran que es un imprescindible. Para ellas no es un añadido sino la base en la que se debería trabajar en el mundo de la moda. Ofrecer variedad de tallas para una marca que justo empieza no es fácil, pero ellas apuesta por ello para que en futuras producciones sean capaces de ampliar más el rango de tallas, que ahora va de la XXS a la 3XL.

“Queremos que nuestro cliente pueda elegir el modelo que más le guste, sin tener en cuenta su género o sexo. Cada modelo de parte de abajo está disponible en dos opciones, A y B, en función de si quiere o no volumen en la parte delantera.”

Asimismo, esta misma semana han lanzado una colaboración excepcional con la artista Alícia Vogel, que ha tenido descendencia en 2 prendas preciosas: una tote y una camiseta.

“Trabajar junto a Alícia ha sido genial y el flujo de trabajo ha sido muy fluido. Nos hemos entendido a la perfección, tenemos voces muy similares, libres e inconformistas.”

Aunque llevan poco tiempo, Maria y Mireia tienen las ideas muy claras, no quieren dejar de evolucionar y abogan por seguir defendiendo sus valores a través de su trabajo. Actualmente, además del lanzamiento de la colaboración VogelxAll, ya están trabajando en la colección de streetwear de invierno y en algunas piezas nuevas para skinwear.

(*) Modelos: Alícia Vogel, Daniel Flores, Enzo Fontcuberta, Claudia Perez i Lidia Juvanteny. Fotógrafo: Carles Roman. Assistent de foto: Erick Suarez. MUHA: Iolanda Reverter i Jennifert Ramos. Art: Crema Studio.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario